SANTA CRUZ DE JERUSALÉN

Este paso recuerda la primitiva vinculación de la Cofradía del Nazareno con la de la Veracruz. De aquella primitiva corporación se tienen noticias ya en el año 1.561, en que sus miembros se dirigen al Vaticano solicitando la concesión de unas indulgencias.

La hermandad debió cambiar su nombre por el de la Pasión y Sangre de Cristo seguramente para desistir de un pleito que tenían pendiente en Málaga ante el provisor, según resolución firmada en Roma en 1.606.

Este primer paso de la Cofradía lleva sobre una peana de carrete una Cruz desnuda y solitaria de la que pende el sudario de Cristo. Se trata de un paso alegórico que representa el triunfo de la vida sobre la muerte.

La Cruz actual, de perfiles rectos y tallada en madera dorada con remates de bola, es relativamente moderna, debiendo sustituir a otra mas antigua.

Procesiona sobre trono de madera realizado por José Luis Sillero en 1.991.

JESÚS NAZARENO

Imagen de Pablo Rojas, documentada por primera vez en el año 1616 con motivo de unas rogativas.

Tallada por completo, aunque su lado izquierdo es prácticamente liso, lo que mueve a pensar que estaba destinada a retablo, más que a ser sacada en procesión.

Su rostro, dotado de una expresión serena y dulce, es de una gran belleza formal, sin parangón en la Semana Santa archidonesa.

Presenta una postura un tanto inestable en su caminar, de estirpe manierista, con las piernas flexionadas y la cruz sobre el hombro izquierdo, aunque en un principio pudo llevarse en hiesta.

Su túnica tallada, permite adivinar parte de la anatomía humana, y muestra una policromía a base de rico estofado de grutescos.

En los últimos años ha sido objeto de dos importantes restauraciones, efectuadas en Sevilla, una en la Escuela de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría en 1963, y otra, más reciente, dirigida por David López, en la Cartuja, en el año 1992.

CRISTO DE LA EXPIRACIÓN

De autor anónimo, fechable en el siglo XVIII.

Si bien no comparte la calidad estética del Jesús Nazareno, es una imagen de gran impacto visual en su trono procesional, acompañado de una Magdalena gesticulante, que se arrodilla al pie de la cruz.

El Cristo presenta certeros efectos naturalistas en su policromía, con gran profusión de sangre que brota de las numerosas llagas y laceraciones repartidas por toda su anatomía.

La Magdalena es imagen de vestir de época contemporánea, aunque la cofradía posee una mas antigua.

VIRGEN DEL AMOR Y LA SANGRE

La imagen, cuya advocación alude al antiguo Hospital adscrito a la cofradía, es imagen de candelero del siglo XVII.

Esta Dolorosa presenta cabeza inclinada, con la mirada baja, tamizada por pestañas postizas, dejando ver unos ojos llorosos muy expresivos.

El suave fruncir de las cejas y la anhelante boca de labios separados, dibujan un rictus de amargura en su rostro

Tronos:

La cofradía comenzó a "agrandar" sus tronos a finales de los años sesenta.

De 1968 es el de la Virgen, obra de A. Giner, de 1972 es el de la Expiración y de 1982 es el del Nazareno, ambos del taller granadino de Manuel Cuervas.

Todos son de estilo Barroco, en madera tallada y dorada.


Textos, datos y reseñas históricas
JACINTO MUÑOZ NUEVO